jueves, 27 de octubre de 2005

Serenity


Parece que vino y se fue. Al fin he visto Serenity, el western de ciencia-ficción que continua la serie de televisión Firefly de Joss Whedon. Y es una película realmente particular, inteligente, diferente y que esta pasando totalmente inadvertida para el gran público. Se veía venir.

Y es que es una película prácticamente imposible de vender. No se basa en un concepto explicable en una frase, no tiene estrellas ni grandes presupuestos. Parte de una serie de televisión cancelada que no vio nadie en Estados Unidos y aquí ni siquiera ha sido emitida. Es un western, una peli de acción, de terror, una comedia, una de ciencia-ficción. Es una suma de pelis de género, y por tanto será destrozada por una crítica que no quiere entender que se puede ser mas profundo, hablar con mas verdad de la condición humana, de la vida, la muerte, sus consecuencias, la fé, la guerra, la política, etc, con una película de género que con un supuesto dramón trascendente. Que la ciencia-ficción o la fantasía pueden ser mas relevantes que una sesuda película sueca.
¿Qué público puede ir a verla hoy en día sino tiene una apabullante campaña de promoción? ¿Si no se le da todo mascadito y se le rompen los esquemas de lo que debe ser una peli intrascendente? ¿Si todo se vuelve muy oscuro y turbador para el gusto del que no quiere pensar?

Por supuesto, el mismo Joss Whedon tiene gran parte de culpa. No por que lo haya hecho mal sino por ponerse a sí mismo en esa situación imposible. Una serie de ciencia-ficción dura, sucia, oscura, con nueve personajes principales, complejos, muy humanos, un nuevo universo entero... demasiado para explicar otra vez en una sola película y además contar algo. Cuantas más explicaciones tengas que dar, mas se resiente la historia que cuentas. Y aun así Whedon sale triunfador en una demostración abrumadora de escritura inteligente, de hacer avanzar la historia mientras pones en antecedentes al público. Pero por supuesto, es imposible que los que no hayan visto la serie sientan el nivel de afecto hacia los personajes que siente un browncoat convencido. Es cierto que se exige mucho al espectador, que cabe la posibilidad de que, mientras intentas asimilar toda esa información no te dé tiempo a preocuparte por los protagonistas. Y eso es un demérito claro de una película que aspira a valerse por si misma.

Al final, ¿cómo analizas una película que llevas tanto tiempo esperando? ¿Cómo película en sí, como continuación de la serie? Hagámoslo de las dos formas.

Como película individual, su principal fallo es que es demasiado derivativa, es una mezcla extraña, con demasiada historia anterior al comienzo de la película. Y es una desconcertante mezcla de géneros. Y eso es todo lo malo que se puede decir.
Porque tiene una dirección atrevida, inteligente, innovadora. Una fotografía simplemente espectacular y perfecta, a cargo del fotógrafo habitual de Clint Easwood. Unos efectos especiales buenos, que no sobrecargan al espectador, que sirven para contar la historia, no para tapar sus defectos. Tiene un guión inteligente, con mensaje, acción bien dosificada, misterio, personajes tridimensionales y sobretodo, los mejores y más divertidos diálogos que puedes encontrar. Sus actores cumplen sobradamente, destacando por encima de todos Nathan Fillion como el capitán Malcom Reynolds, autentica figura icónica al que le espera el estrellato en Hollywood.
Eso sí, el doblaje ha matado a esta película. Y es que Joss Whedon creó un nuevo idioma para su universo futurista, una mezcla del ingles del siglo XIX, del ingles de las pelis del Oeste y de una futura evolución del idioma con sus propios giros típicos y sus rápidos y furiosos diálogos. Por no mencionar que los tacos y palabrotas varias los dicen en chino. Todo eso se pierde en la traducción. Pero es que además un doblaje particularmente torpe ha hecho que Serenity sea mucho menos graciosa en español. La comedia se basa en el timing, en la cadencia con que se dicen y se cruzan los diálogos. Y en eso Nathan Fillion y Adam Baldwin (Jayne) son auténticos maestros. Habrá que esperar hasta la salida del DVD para disfrutar auténticamente con Serenity, en su ingles original.
En resumen, es una película extraña, oscura, divertida, inteligente, emocionante... diferente.

Pero como fan de Firefly, como browncoat, es mucho más. Es el reencuentro con unos personajes que empezaste a amar y que se fueron demasiado pronto, cuando empezaban a mostrarte otro mundo, cuando se dirigían a ser la mejor obra de Joss Whedon. Y eso es decir mucho cuando hablamos del mejor guionista de la historia de la televisión.
Hay cambios respecto de la serie, claro. Firefly se centraba mucho en el día a día de este grupo de perdedores, de outcast. Los personajes perdían mas a menudo que ganaban y podíamos ir viendo poco a poco como evolucionaban mientras corrían aventuras, mientras se metían en trabajos de poca monta. Solo eran unos don nadie intentando sobrevivir. En Serenity la tripulación de Mal se ve envuelta en la aventura de sus vidas, por fin adquieren importancia en el gran esquema de las cosas y se revelan secretos largamente ocultos. Así que la sensación es diferente, uno nota como si las cosas pasaran demasiado rápido. Y es que el experto en Whedon puede ver perfectamente como eran sus planes iniciales, a los que parece que se ha atenido bastante. Uno puede ver como este acontecimiento o aquel otro hubieran sido el punto central de un episodio, como se hubiera hecho mas hincapié en las relaciones entre los personajes, como los acontecimientos del final de la película hubieran sido un brutal final de temporada, como los que nos tiene acostumbrados Whedon. Pasan seis meses entre el final de Firefly y el comienzo de Serenity, meses que explican las diferencias en la tripulación al comienzo de la película, meses en los que hubieran debido conocer a importantes personajes para el desarrollo de la historia. Y sin duda, el impacto que hubieran provocado los acontecimientos de Serenity en el espectador hubieran sido mucho mayores.
La película me ha encantado, pero la cambiaria sin dudarlo por, al menos, la temporada y media de serie que la Fox nos robó. Ahí si que estaríamos ante una obra maestra.

6 Comments:

Blogger Roberto Iza Valdes said...

Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

noviembre 07, 2005  
Blogger Roberto Iza Valdes said...

Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

noviembre 12, 2005  
Blogger Roberto Iza Valdes said...

Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

noviembre 12, 2005  
Anonymous Rudy Arnak said...

Van Maddle, demasiada suerte hemos tenidode que la peli haya llegado aquí. Yo no contaba con ello.

noviembre 21, 2005  
Blogger Roberto Iza Valdes said...

Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

enero 10, 2006  
Blogger Iza Firewall said...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

agosto 20, 2007  

Publicar un comentario

<< Home