miércoles, 30 de marzo de 2005

Los Años 90 (2)

El "Flash" de Mark Waid recuperó toda la épica, aventura y fantasía que los buenos comics de superheroes nunca debieron perder. Pero no fué el único, otros autores se dieron cuenta de que era necesario recuperar la esencia de lo que hizo grande a los superheroes, casi se había llegado a un punto sin retorno, era necesario mirar al pasado, para hacer buenos comics había que reconstruir los cimientos.

Kurt Busiek fué uno de los grandes culpables. Junto al genial ilustrador Alex Ross, nos dió "Marvels", una historia en cuatro prestigios que nos devolvía toda la magia de la edad de plata desde el punto de vista de un hombre de la calle. Ademas, con "Astro City", una serie de su creación, nos enseñaba puntos de vista nunca antes mostrados sobre los superheroes. Sus "Thunderbolts" nos llevaron en un viaje por el Universo marvel, tan olvidado a esas alturas, de la mano de un grupo de supervillanos en busca de redención.

Alex Ross y Mark Waid nos dieron "Kingdom Come", una sobresaliente historia crepuscular sobre el regreso de los viejos heroes de DC y de su estandarte, Superman, el primero y mejor de todos. El sicodelico y revolucionario Grant Morrison, que había escrito obras maestras como "Animal Man", "Doom Patrol" o "Los Invisibles" (serie que, por cierto, fué copiada en su totalidad en la trilogía Matrix) devolvió a la Liga de la Justicia toda su gloria con historias imaginativas y "bigger than life".

Finalmente Marvel se dió cuenta, oh maravilla de las maravillas, de que para vender mucho no hacía falta copiar a los demas y crear molonas versiones de sus viejos heroes. Bastaba con poner a buenos guionistas y dibujantes en las series y recuperar el viejo toque Marvel. Así desembarcaron Mark Waid y Andy Kubert en "Capitan America", Christopher Priest en "Pantera Negra", el director de cine Kevin Smith en "Daredevil" y Kurt Busiek en "Iron Man" y "Los Vengadores", acompañado por George Perez, el mejor dibujante de superheroes puros y duros de la historia. Y menudas historias nos dieron. Los aficionados volvían a gritar "Make Mine Marvel!"

Y entonces cambió la dirección de la llamada "Casa de las Ideas", Marvel Comics. Un nuevo editor en jefe, el dibujante Joe Quesada, decidió cambiar el rumbo de la empresa y modernizarla. La reconstrucción estaba hecha, ahora tocaba adaptarse a los nuevos tiempos, llevar los comics mas alla. Y aprovechar que las peliculas de superheroes volvían a ser rentables creativa y economicamente gracias a X-Men de Brian Singer y Spiderman de Sam raimi.