lunes, 28 de febrero de 2005

La edad de Bronce

Jack "El Rey" Kirby llegó a DC como un Dios al que se le dio libertad absoluta para poner a trabajar su creatividad incontrolable. Creó el Cuarto Mundo, con sus decenas de personajes míticos, sobresaliendo por derecho propio Darkseid, uno de los mas grandes villanos de la historia. Pero no era lo mismo, sin Stan Lee para ponerle firme y dar humanidad a sus creaciones, los comics de Jack se habian quedado anticuados ante un público que queria tramas y temas mas adultos.

Porque América no era la misma. El asesinato de Kennedy, el movimiento hippy y de los derechos civiles y sobre todo, la guerra de Vietnam la habían cambiado para siempre. La censura sobre los comics se fué relajando, permitiendo que se tocaran temas trascendentes. Y asi Flecha Verde descubrió como su compañero de aventuras, Speedy, era adicto a la heroina. Spiderman luchó contra traficantes y su amigo Harry Osborn pasó un "mal viaje". El Capitan America cambió para pasar a ser casi un comic denuncia, recorriendo America para ver como había muerto el sueño americano, llegando a enfrentarse a Nixon y su Watergate. Y en Amazing Spiderman 121 el Duende Verde asesinó a Gwen Stacy, la eterna novia de Peter. Con ella murió la inocencia de los lectores. Por primera vez, un heroe fallaba al salvar a su novia de las garras de un villano. Nada sería lo mismo.

Y los superheroes empezaron a perder su fuerza. Los comics empezaron a verse influidos por modas del momento. Asi entraron con fuerza las artes marciales (Puño de Hierro, Richard Dragon, Sang-Chi), el terror (La Cosa del Pantano, La tumba de Dracula, El motorista Fantasma...), la blacksplotation (Luke Cage). Pero sobre todo, la fantasía. Y asi llegó Conan, el cimmerio, para pisotear con sus pies calzados con sandalias los enjoyados tronos de los reyes de la tierra. De grandes alegrias y de grandes tristezas, el personaje creado para los pulps por Robert E. Howard conocería una exitosa adaptación a los comics, con guiones de Roy Thomas y dibujado por los mejores talentos del momento: Neal Adams, John Buscema y Barry Windsor-Smith.

Los comics de superheroes se ensombrecieron y quisieron ganar una relevancia mal entendida. America ya no era tan brillante y sus heroes tampoco lo serían. Asi nacieron dos antiheroes que llegarían al estrellato en los violentos, derechistas y brillantes años 80: Lobezno y el Punisher.

Pero algo grande se preparaba. Enormes talentos que habian crecido leyendo los comics de la edad de plata estaban a punto de ser profesionales, haciendo sus primeros pinítos en fanzines. Ellos conseguirían la madurez del comic de superheroes y la que sería su mejor época: los años 80.

1 Comments:

Blogger IvánN Díaz said...

acabo de descubrir tu blog y me ha gustado mucho esta historia de los cómics de superhéroes! Ahora mismo estoy terminando de leer Las asombrosas aventuras de Kavalier y Clay, una pequeña maravilla que retrata la edad de Oro (y los momentos previos de la de plata) y me ha gustado mucho leer estos resúmenes acerca de los shs ^_^

hasta otra!

marzo 03, 2005  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home